Tener mi gimnasio en casa

A todos los amantes del deporte y el cuidado del cuerpo nos gusta disfrutar de las cosas sencillas, esas que nos facilitan cuidarnos sin demasiadas complicaciones. Por ejemplo, cuando hace frío y la calle no invita a salir fuera para ir al gimnasio, o cuando somos conscientes de que tenemos tan poco tiempo que no lo podremos aprovechar, a no ser que tengamos en casa unas instalaciones en las que ejercitarnos. De ahí que alguna vez seguro que nos hemos planteado la posibilidad de montar en casa un pequeño gimnasio en el que cuidarnos y mantenernos en forma.

Ahora bien, sabemos que los aparatos que se anuncian por la televisión realmente no funcionan al nivel que esperamos, mientras que las máquinas de gimnasio profesionales tienen unos precios que pocos podríamos permitirnos. ¿Hay algún punto intermedio?

Máquinas profesionales de segunda mano

Algunas veces hay gimnasios que renuevan sus instalaciones para colocar nuevas máquinas, más avanzadas. Sin embargo, los aparatos de gimnasio de segunda mano siguen estando en muy buenas condiciones, por lo que pudiéramos aprovechar y conseguir máquinas profesionales por mucho menos de lo que nos costarían nuevas.

Claro, es muy probable que todos los días no conozcamos de gimnasios que venden sus máquinas usadas, por lo que Internet puede ser una buena manera de informarnos sobre la posibilidad de adquirir el equipamiento que nos interesa. En tiendas de máquinas profesionales como bmx-fitness.es cuentan con un apartado dedicado a equipos usados, provenientes de gimnasios que se han deshecho de estos para hacer sitio a los nuevos. Esta puede ser la mejor alternativa para conseguir máquinas profesionales a precios que nos podamos permitir, siempre y cuando nos aseguremos de que se encuentran en perfectas condiciones y nos durarán mucho tiempo.

¿Cuáles necesito?

Antes de ponernos a comprar como locos las máquinas que aparezcan en el catálogo, tenemos que plantearnos bien nuestras necesidades. Si lo que solemos hacer es musculación, no es normal que miremos aparatos de fitness segunda mano o alguna otra disciplina. Lo normal es buscar pesas o bancos que nos permitan realizar estos ejercicios. Un listado rápido a lo que solemos ejercitar cuando entrenamos nos ayudará a mirar después y comparar los precios para elegir el aparato adecuado dentro de nuestro nivel y capacidad.

Hace falta espacio

Otra cosa que debemos tener muy clara es que nos hace falta tener un espacio concreto en el que colocar las máquinas. Y no basta con encajarlas en un hueco, sino que necesitamos un radio de acción, espacio libre para hacer movimientos con comodidad. Una habitación reservada a gimnasio puede ser la mejor idea, y si no podemos, al menos dejar en un área lo suficientemente amplia un rincón destinado a hacer deporte.