Complementos alimenticios para el gimnasio

Para conseguir un cuerpo perfecto no necesitas tomar mil suplementos deportivos, aunque pueden serte útiles en algunas ocasiones. Antes de empezar a tomar suplementos a lo loco planteate qué es lo que quieres y cómo lo quieres conseguir. Para empezar, el gimnasio tiene que ser una rutina de todo el año y no de los meses antes de verano. No es sano ir al gimnasio tres meses para prepararte para ir a la playa. Si vas todo el año al gimnasio, en primavera la operación bikini estará chupada.

Empieza con suavidad, haciendo ejercicios con poco peso y sin pasarte. Poco a poco podrás subir el ritmo. Cuando veas que tu cuerpo se está acostumbrado a la nueva rutina de entrenamiento podrás subirle el ritmo. Y es en este momento cuando te podrás ayudar de los suplementos. Con el tiempo tu cuerpo se estanca. En ese momento también puedes echar mano de los suplementos y ayudarle a cruzar esa pequeña barrera. Ahora bien, no te excedas porque si abusas de los suplementos puedes perjudicar tu organismo. La apariencia exterior no lo es todo y menos si no es natural.

Algunos suplementos son más agresivos con el cuerpo y aunque te ayuden a mejorar su aspecto externo no benefician en nada a tus órganos internos, sin embargo otros pueden ser consumidos con total seguridad, entre los mejores complementos alimenticios para reforzar tu régimen de ejercicios podemos nombrar:

  • Las proteínas de suero de leche en polvo.
  • Los carbohidratos en polvo.
  • Las vitaminas, minerales y oligoelementos.
  • La creatina.
  • Las cápsulas y pastillas de aminoácidos.
  • Los suplementos termogénicos.
  • Los anabólicos sintéticos; esteroides.
  • El óxido nítrico.

Estos no son los únicos suplementos que existen, pero si son los más frecuentes y por tanto los que se utilizan más a la ligera. La gente toma cápsulas o se cicla con esteroides como el que se come una bolsa de papas para merendar, cosa totalmente contraproducente inclusive si se hace empleando los productos mencionados, no porque sean seguro significa debamos emplearlos en exceso ya que de igual manera nos pueden ocasionar ciertos daños.